Sin expectativas.

Te he perdonado todas tus infames verborreas.

Te he perdonado tus interminables abandonos.

Te he perdonado todos tus inefables insultos.

Te he perdonado hasta la más desgraciada de tus acusaciones.

Te he perdonado tus excusas de no cambiar, hasta te perdono tus terribles maneras de actuar hacia los demás.

Lo único que no puedo perdonarte es que ya en la última etapa de tu vida no intentes por lo menos; ser mejor.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s