Tanatoturismo Bolivariano

Entre la tragedia, veo silenciosamente como relatas la exquisitez gastronómica, mientras un niño te observa esperando le ofrezcas algo de comer.

Recorres sitios en tu documental donde solo Dios sabe cuántas lágrimas han caído en ese suelo cada vez que una bala perdida eliminó un sueño.

Paseas por una playa azul cielo donde tú y quiénes recibiendo divisas pagan algún deleite turístico a costa de un migrante que por al menos 12 horas laboradas en un día en cualquier país del mundo les envió para comer.

Hablas de un turpial, una cascada y una belleza que solo se asemeja a la desgracia de un niño de 4 años pidiendo dinero en un autobús al acecho de cualquier aberración humana.

Entre disparos, desgracia, hambre, distorsión y alienación de un bienestar observo tu increíble paseo por un pedazo de tierra producto de la desertificación de la moral. Indignante.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s