Ojos negros

Viniste y sobrepasaste la proxemica.

Sin temor, me pareció encantador.

No tuve miedo porque ya habíamos hablado en otras vidas, tú lo sabías, yo también.

Cualquier excusa era buena para intentar visitarnos el alma con una mirada.

Me gustó, te gustó, indescriptible y sin contacto, solo te aproximas lo más que puedes, yo me alejo un tanto indiferente.

Luego desapareces y no te veo más, luego desaparezco y no me ves más.

Solo Dios sabe que será de nosotros al volver a vernos.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s