Ojos negros

Viniste y sobrepasaste la proxemica.

Sin temor, me pareció encantador.

No tuve miedo porque ya habíamos hablado en otras vidas, tú lo sabías, yo también.

Cualquier excusa era buena para intentar visitarnos el alma con una mirada.

Me gustó, te gustó, indescriptible y sin contacto, solo te aproximas lo más que puedes, yo me alejo un tanto indiferente.

Luego desapareces y no te veo más, luego desaparezco y no me ves más.

Solo Dios sabe que será de nosotros al volver a vernos.

Expectante

He visto tantas cosas, que aún no sé si lo he visto todo.

No tengo expectativa alguna para evitar las decepciones, pero temo perder la emoción de ser estafada en mis emociones.

Tengo pocos temores en este minuto, incluida la muerte, debe estar tan aburrida como yo esperando se acaben algunas patéticas vidas.

Vidas inoperativas, inertes y carentes de cualquier chispa divina, vidas que solo esperan con ansias fenecer.

Veo como indolentemente gente se pavonea con sus miserias antes quienes consideran carentes de todo derecho, como si quien no tiene escogió esos filosos atajos.

Lo que veo, salsa y control.

Con una arrogancia digna de un Dios del Olimpo de asbesto, veo como le explicas a un alemán como comerse una hamburguesa.

Por la cordillera de los Andes le explicas a una caserita como se carga un quintal de papas.

A un colombiano le explicas el verdadero sabor del café, como un caficultor exitoso.

Al chileno le dices que no sabe nada de empanadas y que el fútbol es un asco, cuando no has visto más que coronas de concursos infames en tu pueblo.

Al argentino le dices arrogante y que a esa carne le hace falta una “guasacaca” para ser buena.

Al peruano y ecuatoriano que son muy feos mientras compras goma para el cabello y algún desodorante que sirva de perfume, para verte limpio, digno.

Al norteamericano que es muy blanco, muy simple, que le hace falta sabor, salsa, merengue.

Solo ofreces eso, la critica constante para olvidar tu propia miseria, que es mucha, donde con una gorra alusiva, algunos tienen la aberración de colocar música tradicional hablando del llano hermoso que escuchaban cuando había que irse de las fiestas, cuando tú y yo sabemos que eres solo salsa y control.

Economía popular para niños.

Fuí por un dolor de hombro, me preguntan: ¿Cuál es su fondo?, bueno se me vino a la mente que he tocado fondo varias veces, pero este no es el caso,ni el fondo.

Una persona que esperaba por un lupus cerca me dice que son las malditas pensiones, de eso te hablaba la gil. Lo que te quitan mensual y se lo roban me dijo, me puse curiosa, porque al parecer he sido vulnerada 24 veces.

Leyendo un poco, me encontré con un genio, (Por el arte de desaparecer), bueno, en los 80 creó una ley suprema, para no decir supremacista, como si la gente tuviera muchas opciones en esa época, donde elegantemente colocan tu dinero en una cajita que guardaremos muy bien, la verás en 30 años, decían.

El señor del lupus me decía tan magistralmente que necesitaría al menos 180 años para gastarse su propia plata que según la distribución que le tocó mensual solo pagaba uno de sus tratamientos. Pero que le entristecía que mientras no tenía para pagar, su dinero estaba en una bolsa, ganando rentabilidad y a él solo le estaba ganando la muerte.

Brevemente cómo funciona la cosa para una tonta como yo: La plata de todo el mundo se toma del bolsillo, mientras nadie hace nada y nadie te defiende o propone algo interesante, esto es así por 30 años o más, es parte de lo que ganas mensual, por lo que sea que hagas, esto en simultáneo a unas 12.000.000 de personas, cómo es demasiada plata, esto define una cuestión llamada Producto Interno Bruto, se necesita a alguien muy inteligente para manejar este dinero, la llamaremos “Administradora”, esta circunspecta figura decide todo, cosas sin importancia como: El 55% va a inversión nacional: (compro bonos al estado en aprietos, ayudo a empresas de retail, ayudo a bancos, compro bienes, eso sí, tenga claro usted señor o señora que cuando pida plata al banco habrá sobretasación y al final estaré prestandole plata suya y de otros.

Bueno no todo es tan malo, ¡Ja!, Lo demás lo colocamos en el extranjero, ese lugar que usted no conoce, nos llamaremos inversionistas institucionales y plantaremos banderas de amor, ¡Ja!, Allá, donde no llega su lupus ni su dolor de hombro. Haremos desastres y si no funciona que nos importa, al final no es nuestro dinero sino el suyo.

Nos interesa su salud, pero más la rentabilidad y si usted como ciudadano escoge gobiernos paupérrimos que no proponen nada nuevo como el Instituto Nacional de Previsión Social o esas cosas asquerosas que ayudan a las personas sin mentiritas ni letras contra toda regla de optometría, seguirá contando con nosotros. Quedamos atento a sus comentarios.

Lo único que puedo decir después de tocar “EL FONDO”, es que mi mejor amigo el diclofenaco será “MI FONDO” de inversión.

Decálogo del estoico Asintomático.

1. No puedes controlar la muerte.

2. No intentes controlar a la naturaleza.

3. Si se acaba el mundo no es totalmente tu culpa.

4. No acumules nada que no necesites.

5. Siempre es un buen momento para comenzar.

6. Nunca mires tu vida en primera persona.

7. Si eres incapaz de respetarte, ya eres un esclavo.

8. Revisa lo bueno y lo malo que has hecho cada noche antes de dormir.

9. Nunca subestimes a un enemigo.

10. No opines si no te lo piden, no hables si no es necesario, nunca pierdas la oportunidad de quedarte callado.

Manual de Bolsillo para ser un tonto profesional.

1. Piense que todos los demás son tontos y usted es más inteligente siempre.

2. Hágase ver como un demiurgo del saber y conocedor de cualquier área frente a los demás.

3. Interrumpa cualquier conversación, no importa el tema y quiénes estén hablando, solo interrumpa y si puede corrija.

4. Nunca abra libros ni lea instrucciones para hacer absolutamente nada.

5. Al terminar de escuchar el planteamiento de un profesional agregue la siguiente frase: Me parece un tema interesante.

6. Cualquier cosa material que obtenga por pequeña que sea publiquela en redes sociales, haga saber que es próspero.

7. Intente perjudicar permanentemente a los más débiles, esto dará muestra de su vileza.

8. Haga todo lo que haga feliz a los demás de su circulo menos a usted, la intención es que se sienta miserable al irse al dormir.

9. Procure rodearse de personas que lo alaben o lo vean como su salvación, así como debe decir sí a todo lo que le pidan.

10. Si siente que aún no ha alcanzado un nivel de tonto profesional posterior a estos esfuerzos, repita cada numeral mencionado anteriormente por 10 años cada uno.

Breve Fenomenología de la migración y su impacto en la perspectiva país.


Para poder explicar un fenómeno, en primera instancia el individuo debe aceptarlo como un hecho real que es tangible para él, en caso contrario solo serían elucubraciones.


La migración históricamente ha sido percibida dentro de las culturas a recibirla como un hecho que podría tornarse en descontrol o en desequilibrio de lo existente: (Perder la tradición) para el receptor, la percepción de quien recibe no tiene dirección al inicio, sea la migración progresiva, masiva, escasa o quizás nula, el receptor percibe al otro como competencia, no por ser extranjero, sino por no conocer sus orígenes, el hecho primordial radica en protección primitiva del entorno, solo se pierde esta protección totalmente al ocurrir situaciones donde el receptor no tiene ningún tipo de control: Pandemias, desastres naturales, muerte, es un efecto de orden material.


Al migrar, el ahora residente, traslada, proyecta, instala y sostiene lo poco o nada que su psiquis puede administrar en materia de recuerdos de lo que un día fue, va sintiendo el no ser de ninguna parte y posee una melancolía permanente de volver a lo que se transformó o ya no existe: (El efecto raíz) o con el efecto de (Corazón Roto) tristeza visible, en algunos casos por la extrema desolación adopta como país de nacimiento al receptor en breves lapsos de tiempo, tono de voz, vestuario, música, lo trivial en general, el receptor por el contrario impone inalterablemente su definición del YO PAIS.


Entonces, se desata una lucha cuerpo a cuerpo entre corrientes de pensamiento, materialismo histórico, ignorancia y tradición (Pseudonacionalismo), el ganador hará comer un plato típico como una autentica ambrosia y ese es solo el comienzo. Quien pierda con temas como “Libertadores”, “Bellezas Naturales”, “Progreso”, “Belleza femenina” entre otras tertulias de fácil contextualización abrirá el debate hacia la imposición ganadora.


El materialismo como base, la historia como herramienta pero la ignorancia como trayecto en ambas partes, al finalizar millones de conversaciones del mismo tipo en diferentes lugares del mismo país, transformara la perspectiva país origen-destino, el que viene vera sus falencias y el que recibe aceptara agraciado su bondad de apertura emocional, autopercepción de nobleza, compasión y elementos emocionales que quizás no practicaba hasta entonces pero le darán motivación. Ambos se abrazaran en la conformidad de que son el mismo hecho en distintas latitudes.
Este fenómeno es de transformación y de ligera evolución, sin embargo estaría comprendido en cuatro preceptos para ambos individuos:

Residente Vs. Nacional

  1. Debo movilizarme (Riesgo Vital) /No tengo porque aceptar esta situación
  2. Debo aceptar mi situación/ Debo Entender sus razones
  3. Debo continuar o retornar/ Debo mostrar bondad o desprecio
  4. Debo sostenerme en el tiempo/Debo aceptar el hecho La percepción de este fenómeno solo puede ser relatada por alguien que estuvo en ambos casos, de resto es inconcebible para quien no haya experimentado dicha extracción forzosa.

Pelitos en tu pantalón

Cuando los veas, no es casual, es para enseñarte.

Cuando los veas, recuerda que la lealtad existe.

Cuando los veas, aprende que el dolor es pasajero.

Cuando los veas, recuerda que puedes sonreír siempre.

Cuando los veas, recuerda que siempre habrá alguien que te ame.

Cuando los veas, recuerda que la incondicionalidad existe.

Cuando los veas, recuerda: Sé como un perro.

¿Que harás?

Cuando te toque salir y ver que murió el anciano que no ayudaste.

Con la mujer que murió y te pidió dinero para una cobija.

Con el perro o el gato que quería tu sobra de alimento y tú lo ignoraste.

Con las veces que tu hijo te pidió llegaras temprano a casa y nunca lo hiciste.

Con la chica o el chico que con la mirada en el metro sabías que era el amor de tu vida.

Con el trabajo por el cual abandonaste todo y hoy te despidieron.

Con los amigos que no visitaste y hoy están enfermos o muertos.

Con el libro que nunca leiste, la boca que nunca besaste, la vida que nunca viviste.

¿Que harás contigo?

Lo nuevo

Para morir hay que nacer, pero sobretodo perecer enseña.

Para volver a empezar hay que terminar, obligatoriamente siempre hay que despedirse.

Necesitamos una crisis letal, para fluir, lo trágico nos enseña más rápido.

Lo bueno no se ve cerca y la paranoia se apodera de lo que creí que era.

Y ahora soy otro, lo nuevo.